Pareja y Familia

FAMILIA

No somos seres aislados sino miembros activos y reactivos a los grupos a los que pertenecemos, en este sentido la familia es el grupo más importante y con mayor influencia en la mayoría de las personas.

Es el lugar donde el individuo crece, se desarrolla y vive sus principales y primeras experiencias y vínculos y es a través de ellas que se forma como persona a muchos niveles: valores, formas de sentir, de pensar, de vivir, de relacionarse.

Toda familia, dentro de su ciclo de crecimiento y de cambios, experimenta periodos de crisis que pueden ser causados por causas internas o externas a la familia y que pueden durar un corto o largo tiempo.

En las situaciones en las aparecen conflictos y que deterioran las relaciones en el interior del sistema familiar, los problemas no sólo repercuten en la persona que los sufre sino también en las personas que están a su alrededor y las relaciones que se generan entre ellos.

La familia tiene una estructura profundamente compleja en la que convergen diferentes aspectos como son: su estructura jerárquica, el reparto de funciones, la organización de su propio sistema de valores, la transmisión de la autoridad, las leyes que la gobiernan, o las coaliciones que se generan, siendo todo ello procesos fundamentales a tener en cuenta en los vínculos.

La terapia familiar es uno de los tratamientos más recomendables para mejorar y prevenir problemas relacionales y de salud

Además, y más importante todavía, el tratamiento psicológico desde el modelo de la terapia familiar se apoya en los recursos que la propia familia tiene a la hora de afrontar un problema, así trata de potenciarlos para conseguir un cambio que garantice una mayor calidad de vida para todos los miembros. Todas las familias tienen un potencial muy grande para cambiar y funcionar mejor.

Los principales objetivos de la terapia familiar son:

  • La mejora del funcionamiento de la familia a diferentes niveles;
  • El aumento de la comprensión mutua y el apoyo emocional entre los miembros de la misma;
  • El desarrollo de estrategias de afrontamiento y habilidades de resolución de problemas ante diferentes dilemas y situaciones de la vida.

La terapia puede actuar como recurso, ofreciendo nuevas perspectivas para mejorar la relación de pareja

PAREJA

La pareja es una de las relaciones más importantes para el ser humano adulto, su elección es voluntaria, no impuesta, la mayoría de parejas se conforman entorno al enamoramiento y existe la posibilidad de romper el vínculo. Todo ello lo convierte en una de las situaciones relacionales más complejas que maneja el adulto.

La pareja tiene una dinámica propia e influye y está influenciada por la historia personal, familiar y cultural de ambas partes. Esto que es una de las riquezas de la unión supone tener que gestionar diferencias y conflictos al tener que negociar modelos, ideas y expectativas sobre la relación, los hijos, las familias de origen y/o el mundo en general.

Todas las parejas sufren conflicto pero en algún momento el desafío que surge puede no encontrar respuesta en el repertorio de soluciones o recursos y la acumulación de situaciones suele conducir a alguna forma de crisis.

En este punto, la terapia puede actuar como recurso:

  • Ofreciendo nuevas perspectivas para mejorar la relación.
  •  Aumentando la capacidad de la pareja para abordar situaciones complejas o difíciles.
  • Facilitando una mayor comprensión de la otra persona. 
  • Realizando intervenciones sobre la estructura y el funcionamiento conyugal.
  • Fomentando el desarrollo tanto individual como de la pareja.

La terapia también puede actuar como soporte para la preparación de un proceso de ruptura o separación de manera constructiva, velando por la salud y el bienestar de sus miembros y de sus hijos, si los hay.

Motivos de consulta más frecuentes:

  • Problemas en la comunicación
  • Dificultad en la resolución de problemas
  • Infidelidad
  • Celos
  • Agresividad y violencia
  • Depresión

  • Insatisfacción sexual
  • Problemas sexuales
  • Desacuerdos financieros
  • Mediación
  • Problemas con la familia de origen
  • Problemas en el manejo de los hijos