Tratamiento psicoterapéutico con EMDR

EMDR – Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares es un abordaje psicoterapéutico en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida de las personas, por ejemplo:

  • fobias
  • ataques de pánico
  • muerte traumática
  • duelos
  • incidentes traumáticos en la infancia
  • accidentes y desastres naturales.

También se usa EMDR para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

El EMDR acelera el tratamiento de un amplio rango de patologías.

EMDR es un abordaje más rápido y eficaz que otras terapias convencionales, centrado en el paciente, que permite que el terapeuta estimule los mecanismos de curación inherentes en la propia persona. Pone en marcha un sistema de procesamiento de información del cerebro.

El tratamiento con EMDR que aplicamos en el Servicio de Atención Psicosocial para adolescentes, jóvenes o adultos, puede consistir desde 3 sesiones para un trauma simple hasta más de un año para problemas complejos.

En el proceso con EMDR el terapeuta trabaja con el paciente para identificar un problema específico que será el foco del tratamiento. La persona describe el incidente traumático, a partir del cual es ayudado por la terapeuta para que seleccione los aspectos más importantes y que más lo angustian de dicho incidente.

Mientras el paciente hace movimientos oculares (o cualquier otra estimulación bilateral: de los dos hemisferios del cerebro) le vienen a la mente otras partes del recuerdo traumático u otros recuerdos.

De esta forma el hecho traumático que había sido almacenado de forma perturbadora es reprocesado y transformado en algo funcional y libre de conflicto.