Tratamiento con Mindfullness

Mindfulness o también conocido como Atención Plena o Conciencia Plena, es una técnica que proviene de la tradición milenaria del Budismo y que consiste en la capacidad de ser plenamente consciente de nuestra experiencia en el momento presente y observar (sin juzgar, con curiosidad, abiertamente y con aceptación).

La conciencia plena es una cualidad innata y básica del ser humano, pero debido a múltiples factores, es difícil enfrentarnos a la vida con esta actitud. La sociedad esta llena de estímulos, situaciones y cambios que generan y potencian la ansiedad y el estrés.

El Mindfulness ayuda eficazmente a reducir el estrés; a transformar las emociones en el crecimiento personal; mejora las relaciones inter-intrapersonales, aporta una mayor autonomía; autorregulación del estado de ánimo; aumenta la espontaneidad y creatividad; entre otros.

Practicar Mindfulness es un paso concreto y accesible hacia: la autobservación, el autoconocimineto, el autocontrol, el equilibrio emocional, la reducción del estrés y el bienestar psicofísico.

Pero despertar esta capacidad es posible y esta al alcance de todos: entrenando y practicando cierto tipo de meditación, aporta grandes beneficios y mejora en la calidad de vida y salud de quienes la practican. Estos beneficios están demostrados por numerosos estudios científicos. Introduce una manera profundamente distinta de relacionarse con las experiencias de nuestras vidas.

Es una forma de conectar con aquello que pasa dentro y fuera de nosotros; es una forma de cuidar el cuerpo y la mente, desarrollando la capacidad de estar en el presente.

La rutina diaria conlleva a estar constantemente planificando e intentando predecir el futuro, o recordando, rumiando o lamentando el pasado. Los momentos de Atención Plena en el presente se reducen al mínimo, y esto perjudica a la salud física y mental.

Sin casi darnos cuenta, la falta de conciencia deja espacio para sentir: estrés, ansiedad, malestar, emociones difíciles de regular, poca calidad de vida, etc; impidiendo alcanzar el bienestar pleno.

Entrenando la atención en el momento presente (Conciencia Plena), ayuda a reconocer nuestras pautas, patrones de pensamientos automáticos permanentes y aquellas conductas profundamente arraigadas que perturban y dañan a la persona, desempeñando un papel clave en el mantenimiento del equilibrio físico y emocional.

BENEFICIOS

Proporciona herramientas concretas para observar con claridad, imparcialidad y aceptación nuestro funcionamiento mental. Promueve el cultivo de una modalidad de relación descentrada con respecto a la experiencia cognitiva y sensorial (ponerse en posición de observador de nuestra propia actividad mental y conductual), sin dejar de experimentarla, pero desarrollando una meta-atención que nos permite ser conscientes de ella en todo momento).

Obtención de mejorías a nivel:

  • Físico: Estrés, cansancio, calidad del sueño, respuesta inmunológica, problemas cardiovasculares y respiratorios, dolores, somatizaciones, etc.
  • Mental: Equilibrio emocional, estabilidad emocional, satisfacción, atención, concentración, rumiaciones, distorsiones cognitivas, calma, aceptación, etc.
  • Relacional: Escucha, empatía, armonía con el entorno, apertura y disponibilidad a nuevas experiencias, confianza, vínculos, etc.
  • Profesional: Estrés, rendimiento, etc.
  • Embarazo: Sentir mental y físicamente al bebé, disminuyendo el estrés, dolores, ansiedad, etc; observando de forma presente y placentera las experiencias sensoriales producidas por el bebé.
  • Calidad de vida: Y Ayuda a solucionar y mejorar problemas de carácter clínico (Trastornos como ansiedad, depresión, conducta alimentaria, de personalidad, entre otros.), Etc.

METODOLOGÍA

La práctica del Mindfulness se fundamenta en técnicas sencillas de meditación (ejercicios y tareas, yoga e inteligencia emocional, entre otros).

Con ello se conseguirá entrar en contacto con nuestras sensaciones, emociones, sentimientos y pensamientos, con el fin de ver con mayor claridad qué hay en nuestro interior, reconocerlo y poder mejorar nuestras pautas habituales, para ser más libres, tener un mayor bienestar y calidad de vida en el día a día.

Ofrecer una formación básica en la habilidad psicológica de tomar consciencia del propio cuerpo y mente, aprendiendo a reconocer y relacionar los pensamientos, emociones y sensaciones corporales que generan situaciones complejas, ansiedad, estrés, etc; por tal de transformar y liberar nuestra pauta de dependencia y reactividad respecto a estos, y cultivar una mejor capacidad de aceptación compasiva y libertad de respuesta.